Scroll to top

¿ÁRIDO NATURAL O ÁRIDO RECICLADO?

Desde La Obra productos y servicios queremos en esta entrada del blog explicar las ventajas del uso de los áridos naturales sobre los áridos reciclados.

Uno de los gastos que constituye una parte importante del porcentaje de ejecución de una obra es la partida correspondiente al tratamiento de los escombros que se generan en las actuaciones de cualquier tipo en las obras y reformas.

Estos gastos se deben a la gestión de los residuos sólidos procedentes de las demoliciones, totales o parciales, de edificios y viviendas. En estos gastos se incluyen los costes de retirada y traslado del material a vertedero, así como el canon de vertido que depende del volumen y del tipo de material que se lleva a vertedero.

El concepto de reciclaje juega aquí un papel importante, ya que es deber de todos promover la reutilización del material de desecho en todos los ámbitos, siempre y cuando el nuevo uso que vamos a darle al material cumpla con garantías, sea su uso el primitivo o no.

Cada vez más se ha de reaprovechar cualquier material con el fin de disminuir el impacto ambiental que conlleva su desecho. Es por ello, que últimamente se intenta dar una segunda vida a los residuos de construcción y demolición (RCD), con la creación de árido reciclado.

El árido reciclado es aquel material que proviene de la molienda y machacado del escombro procedente de antiguas construcciones, estructuras, explanaciones, etc.

Este árido reciclado se puede clasificar según la procedencia del escombro primitivo, encontrando material que contiene restos, en mayor o menor de medida, de yesos, productos cerámicos (ladrillos, tejas, azulejos cerámicos y porcelánicos), de hormigón (estructuras), piezas metálicas, plásticos, papel, madera, etc.

El árido natural es aquel procedente de la excavación en cantera, sea lavado o no según su cantidad de finos, con la particularidad de tener una óptima granulometría y composición para la idónea fabricación de hormigón y mortero, ya sea in-situ o en planta.

Las propiedades de los residuos varían notablemente en función de su origen y composición. Los materiales que provienen de la construcción y demolición pueden presentar en su composición una amplia variedad de residuos, algunos incluso peligrosos, que, pueden contaminar el resultado final.

USO ESTRUCTURAL DEL ÁRIDO RECICLADO

Se entiende por hormigón reciclado, aquel que se fabrica con la totalidad y una mezcla de árido reciclado y árido natural. El árido reciclado afecta tanto a las propiedades mecánicas del hormigón, como a las propiedades relacionadas con la deformación elástica. A mayor cantidad de árido reciclado, mayor es la diferencia en la calidad del producto si lo comparamos con un hormigón tradicional, recomendando un máximo de un 20-30%, ya que a mayor porcentaje se pueden producir importantes disminuciones de calidad. Otro factor limitante en su porcentaje es la mayor cantidad de finos en sus partículas, ya que éstas son las que presentan peores propiedades.

También influye en la categoría del hormigón reciclado, obteniéndose mayores descensos en hormigones con mayor nivel de resistencia.

Si se desea mantener un mismo nivel de resistencia frente a un hormigón tradicional, será necesario incorporar a la mezcla un incremento en la cantidad de cemento mayor a un 5% (para una sustitución del 20% en hormigones de 25 N/mm2.

Otro aspecto a tener en cuenta es la mayor absorción que presenta el árido reciclado, por lo que la demanda de agua será mayor, por lo que habrá que añadir más cantidad o la necesidad de uso de un superplastificante.

En el hormigón endurecido, al sustituir la totalidad o parte del árido natural con árido reciclado, todas las propiedades del hormigón se ven afectadas negativamente, disminuyendo su resistencia a compresión y a tracción hasta un 15%.

Por ello La Obra productos y servicios recomienda el uso de nuestros áridos naturales, cuya ficha técnica puede encontrarse en nuestra web.

Para hormigones de calidad, el efecto negativo que produce el árido reciclado en sus propiedades se acentúa por lo que es aconsejable limitar el uso de árido reciclado en la fabricación de hormigón estructural.

Según un estudio del Centro de Estudios y Experimentación de Obras Públicas (CEDEX), para restringir el efecto que produce en el hormigón la incorporación  de los áridos reciclados, se recomienda limitar el contenido de árido reciclado al 20%.

El árido reciclado nunca será un sustitutivo del árido natural, ya que no es posible alcanzar las mismas resistencias con la misma cantidad de cemento. El árido natural es por tanto la mejor solución para su obra.

Escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat