Scroll to top

¿Qué es el hormigón seco?

El hormigón seco es un material de construcción que se usa en el mundo de la edificación.

Está compuesto de arena seleccionada de fuentes certificadas, gravina, cemento y aditivos de última tecnología que crean de alta calidad, resistencia y durabilidad con la satisfacción de todo quien lo adquiere y usa.

Al hormigón seco debemos colocarle agua y al estar perfectamente preparado, debemos usarlos para potenciar nuestras obras sin necesidad que se fisuren al transcurrir el tiempo.

Por lo general, viene en sacos de 20 a 25 kilos y son utilizados para rellenar estructuras, pavimentos, cimientos, realizar pequeñas reparaciones y contener a través de su uso en muros y tabiques. Finalmente, se recomienda que no se coloque en contacto con la tierra para que no se modifique sus propiedades y funciones.

Debe antes de colocarlo, limpiar la zona donde se aplicará y rociar agua para que sea mejor su adherencia, sin encharcar.

Al proceder a colocarlo, debemos extenderlo a un máximo de grosor de 4cm para que su compactación sea prolija y uniforme. Mientras más calor haga en el ambiente, más rápido será su secado, por tanto debemos conservar la calma.

El hormigón seco o preparado en sacos es uno de los materiales de construcción más utilizados actualmente, debido a su bajo costo, fácil preparación y manipulación, al igual que en los espacios de construcción representa un valor agregado ante estructuras ligeras.

Este tipo de estructuras que son construidas a través de este hormigón seco, se puede evitar cualquier deformación o fisuras, brindando una edificación anti sísmica, fuerte ante cualquier tensión externa interna.

Ventajas del hormigón seco

  • El hormigón seco viene en sacos: de modo que rinde 15% más que las mezclas de materiales convencionales, y se pueden almacenar sin alterarse el material al pasar el tiempo. Esto permite, que si no se utiliza completo en una obra, se puede guardar el material que resta en el saco para una próxima oportunidad, siempre que se mantenga alejado del agua y del sol.
  • Aligera los costos en las obras: ya que puedes omitir la presencia de la malla metálica o mallazo.
  • Es una mezcla estadísticamente probada y efectiva: usar esta mezcla es un acierto. Ya que está documentada y funciona de manera correcta ante multitud de edificaciones, se ha documentado con teóricos de la arquitectura, construcción e ingeniería.
  • Muchas de las bondades que nos brinda son su ligereza a la construcción.
  • Evita fisuras a largo plazo.
  • Su transporte es muy fácil de realizar por la presentación que cuenta en el comercio.
  • Es fácil de mezclar y toma la composición ideal de manera rápida y sin mayor segregación.
  • Hace que los cimientos sean resistibles ante cualquier adversidad: más que otro material, ya que es muy resistente y brinda una invulnerabilidad de fisuras u otras deformaciones.
  • Disminuye costos: reduce el tiempo de entrega de tus obras, además de eliminar los costos ocultos en pérdidas, limpiezas e incluso costos post ventas. Muchas empresas fabrican según tus necesidades, te lo venden incluso listo para usar, líquido ya preparado.

¿Cuáles son las aplicaciones del hormigón seco?

Generalmente este tipo de hormigón seco se usa en muros, tabiques, pavimentos, cimentaciones y por su elevada resistencia y durabilidad actualmente es el material de construcción preferido en la mezcla a usar en las edificaciones actuales.

El hormigón seco se usa para rellenar, muros o canales. Permite uniformidad ante su uso. Este tipo de material que viene en sacos, es perfecto ante los pequeños trabajos de albañilería, donde si se hacen con materiales convencionales puede llevarnos a gastar mucho dinero, tiempo y espacio, mientras que este hormigón brinda que se repare porciones pequeñas al menor tiempo.

Post relacionados

Escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat